image5
4000029376gc

Aprovechar los recursos del coaching para crecer en bienestar

Estar en todo no es saberlo todo. Aprender cada día

Bienvenida

Te montas en la nave de los cambios desde ti. Estás dispuesta a dejar de esperar de los demás y comenzar a escribir tus líneas. Convertir a tu pasado en el informante y no en el que aún maneja tú vida. Comenzar a estar en ti y estar en todo. Sigue explorando porque hay mucho más por descubrir. Contágiate y cuéntame.

Familias juntas y en bienestar son posibles

Tener lo que deseo comienza dentro de mi

Creciendo a cada paso y en cada experiencia

  

Las estadísticas dicen algo muy diferente a lo que yo puedo asegurarte.

 
 

El concepto de felicidad esta cada día más alejado del disfrute de las cosas reales. El marketing y la sociedad parece haberlo enfocado en lo que no se tiene, es decir, ¿cómo puedes estar soltera? o ¿Cómo puedes llevar tanto tiempo con la misma pareja?, estar casado es lo de ahora y lo pasado de moda, debes estar muy flaca, o si estás muy flaca pobre de ti. 

 
 

Somos víctimas constantes de mensajes que nos hacen creer que siempre, siempre hará falta algo más para ser feliz y que la felicidad está en el bien tener, está afuera. 

 
 

Se nos habla de la felicidad como si fuese un momento dado y se nos olvidó vivir el aquí y el ahora para disfrutar de cada parte del proceso. 

 
 

Por mi parte y desde mi experiencia de vida, puedo decirte que hay tiempo para todo. Las prisas sólo dejan preguntas sin contestar.

 
 

Desde mí ahora, quiero compartirte que en estos tiempos sí es posible, mantener una pareja (si eso es lo que deseas), una familia unida y realizar nuestros sueños individuales y juntos.

 
 

Lo primero que debes saber es que cada día es una oportunidad de crecer y que ese crecimiento inevitablemente puede causar dolor pero podemos evitar el sufrimiento y generar dinámicas de vida que nos permitan mantenernos en bienestar. 

 
 

El cambio requiere responsabilidad, movilidad y revisión interna.

 
 

Ese es el camino que te invito a transitar. 

 
 

Soy comunicadora de profesión, amante de la creatividad, la libertad y el respeto al prójimo. Afanosa del estudio y la vivencia del crecimiento personal, un proceso en el que llevo casi 20 años y aun tránsito. Esposa, mamá, hija, hermana, amiga, emprendedora, inmigrantes y mil cosas más que son solo adjetivos para describir lo que he vivido y los roles que enfrento día a día sin caer en la desesperación. En los últimos tiempos me he preparado en el área del coaching familiar, el manejo de emociones, la importancia de la risa y la psicología del adolescente, en miras a comprender mejor cada proceso por el que atravesamos como humanos y en familia. 

Te doy la gracias por haber llegado hasta acá, es sólo una pequeña muestra del interés que tienes en cambiar algo en ti y tomar el control de tu vida. 

Volver a la esencia

  

Se trata de ver tus situaciones de vida, determinar los cambios que deseas dar y las metas que quieres lograr.


El agradecimiento y la conciencia del ahora son algunas herramientas que pondremos en práctica.


Regalarte tiempo para ti y no pretender comprar una barita mágica para solucionar problemas, sólo deseo que comiences a ver lo hermosa que es tu vida y como la ficción te aleja del disfrute.

Ponernos en Contexto

UNA HISTORIA DE 18 AÑOS

Seguimos riendo

  

Creo que desde que nos conocimos supimos que queríamos estar juntos de verdad. 

Somos una pareja normal, real, conformada por 2 individuos con muchos defectos y también virtudes; dos escorpianos a los que muy poca gente quizá apostó. Pero aquí estamos cumpliendo 18 años de novios. Y en medio de ser esposos y padres, creo que de una o muchas formas hemos buscado y conseguido la forma de seguir siendo novios. 


Algunos tips de los cuales nos hemos valido para llegar hasta aquí ya te los compartí en Instagram, pero aquí voy con más detalles. 


. Poner a Dios entre nosotros ha sido muy bueno, cuando hemos necesitado ayuda lo reconocemos y buscamos la orientación espiritual e incluso en momentos la intervención de profesionales en sicología (eso sí, esos profesionales nos los recomendó nuestro orientador espiritual, son profesionales pro matrimonio, pro unión. Porque hay de todo).

. Cuando comenzamos el camino juntos definitivamente decidimos ser el y yo. Dos  individuos muy diferentes a sus padres, a las historias, formas y creencias de papá y mamá. Lo que había que sanar se sanó en bonitos recorridos de crecimiento personal. 

. Definitivamente aceptamos que la perfección no existe. Yo preferí quedarme con Shrek y el con Fiona. Suena raro pero es cierto. Si te pones a pensar estos dos personajes tienen lo mejor del príncipe y la princesa pero también lo real y cierto. 

. Nos enteramos y aprendimos que querer no es igual a amar. Cuando amas procuras más dar que recibir. Buscas que desea el otro como puedes hacerlo feliz. 

. Las tormentas han existido, en estos momentos la verdad, el amor y Dios resumido en esos dos conceptos han sido la calma y el nuevo amanecer. 

. Las decisiones verdaderamente importantes se toman juntos, 50% y 50%, si no hay ese acuerdo, se espera y se busca otra opción. 

. Nunca irse molestos a la cama, fue un consejo que escuchamos muchas veces y tratamos de seguir al pie de la letra. 

. Procuramos hacer nuestra propia geografía, en ese terreno nuestras normas, leyes, hábitos, maneras, acuerdos. Aunque muchos no entiendan lo importante es que nosotros si los entendemos. 

. Somos felices cada uno, en eso hemos trabajado y crecido. Y estos ha hecho que seamos más felices juntos. No somos medias naranjas, somos 2 corazones y dos cerebros completos que se complementan y hacen tremendo equipo. 

. Nos gusta el cine, la música, los viajes, soñar, visualizar. Estas cosas las compartimos como pasiones mutuas. 

. Cada día aprendemos el uno del otro, y sabemos que la idea es que eso nunca se acabe. 

. En los momentos más difíciles, el divorcio o la separación no han sido opción. Seria así como querer quitarse la vida cuando las cosas no salen como queremos. Las salidas ¨fáciles¨ no nos gustan. 

. Respetarnos, buscar los canales de comunicación que nos funcione a él y a mí, el tono y el lenguaje del amor correcto han sido claves.

. Alegrarnos por el éxito del otro y sentir la necesidad de ver cada día mejor al otro nos gusta. 

.Decirnos que cosas buenas hacemos juntos y por qué somos un buen equipo es una buena estrategia para hacernos conscientes de lo bonito de esta historia. 

. Pedir perdón, siempre funcionará. 

. Hablar lo más claro que se pueda, aunque a veces duela (en el tono y el canal correcto) funciona. 

. Siempre reconocer que dentro de todo lo que ya sabemos, cada día sabemos menos. 

. Salir en familia, y tomar tiempo solos.

. Vivir el momento. 

Ya son 18 años y al mirarnos y decírnoslos, afortunadamente la decisión es que sean muchos más. Nos soñamos como los viejitos de up (la pelí de Disney)

Y por lo que puedan decir... no lo hice

Llena de gratitud.

  

Estuve haciendo mi acostumbrado respaldo fotográfico, es una limpieza que de vez en cuando le hago a mi móvil para liberarle memoria y además proteger mi historia en la nube, guardando todas las fotos que al final son la captura de maravillosos momentos y hasta emociones que nos toco vivir. 

 
 

Siempre he sido de fotos, videos, de sorprenderme al paso de los años con las historias que puedo recordar y contar con ellas. Me ha gustado tener muchas en casa, proteger esa parte bonita de saber de dónde venimos, que mis hijos conozcan quienes fueron sus bisabuelos, tátara abuelos y así, saben tipo la película  Coco de Disney y bueno la historia o más bien reflexión que quiero compartirles hoy tiene que ver con una foto. 

 
 

Si ya me conoces un poco, sabrás que emigre hace 2 años a los Estados Unidos. Y de verdad siento que todos alguna vez en la vida deberíamos emigrar o buscar vivir en otro país por un tiempo, no hay nada más rico que el aprendizaje que podemos adquirir viviendo, mirando otras culturas, costumbres, rasgos, comidas. 


Para nadie es un secreto que los viajes largos o cortos representan un crecimiento vital, el conocimiento y expansión de nuestros paradigmas. Bien, hoy quiero contarte la historia de esta fotografía y todo lo que hay detrás de que a estas alturas este apareciendo. 

En los Estados Unidos a diferencia de mi país Venezuela, son pocas las festividades que incluyen días libres y se celebran en serio. En ese aspecto el americano a resultado para mi ser ejemplo de trabajo y dedicación, y a eso hoy día le atribuyo que sea el mejor ejemplo de capitalismo. Pues sí, aquí se trabaja bastante y en el año son 6 o 7 días solamente los que se consideran de asueto y celebración. Uno de estos días y creo que el más importantes es el 4 de Julio día de la Independencia. El ambiente de celebración se siente en las calles, en la sonrisa de las personas, en los colores de los vestuarios, el júbilo es verdaderamente contagioso.


Este año 2019 mi esposo dijo, saben qué nos vamos al juego de Béisbol a vivir el 4 de Julio; había escuchado de la majestuosidad del espectáculo de fuegos artificiales, de los aviones sobrevolando el estadio, en fin del ambiente que se viviría; compró entradas para el juego y ese día nos fuimos a vivir el plan.


Nos vestimos los 4 alusivos a los Bravos de Atlanta, que se ha convertido en nuestro equipo favorito de grandes ligas, y que además en sus filas figuran nombres de venezolanos que además este año la están como se dice Rompiendo con su actuación en el campo. 

Nos fuimos al estadio y nada más afuera la energía de fiesta era espectacular, la gente vestida con los colores de la bandera, muchos con banderas en franelas, pantalones, cintillos. En los establecimientos comerciales banderitas de obsequio y muchas risas y buen ambiente. 


Ese día en medio de todo esto, y a 17 días de cumplir nuestros 2 años en este país, en medio de todo aquello no podía más que agradecer todo lo que esta tierra nos ha brindado, las oportunidades, su cultura, la gente amable que nos ha tendido la mano, lo que hemos hasta ahora podido conseguir en materia de bienes, aprendizaje y vivencias. El hecho de ver a mi JP hablar inglés a la perfección y superarse cada día más, que Marce pueda disfrutar de su educación y su baile y presentarse desde pequeña en hermosos escenarios. Todo lo que hemos conocido y vivido.


Entonces caminando ya dentro del estadio, mi esposo decidió tomarme esta foto, porque estaba feliz y agradecida de estar aquí. La cosa está en que ese mismo día quería compartirla, quería ponerla de perfil en mis redes, mostrarla, porque además me parece que quedo y quede bellísima (modestia aparte), pero antes de hacerlo ya escuchaba voces de personas diciendo ya esta se cree americana, nunca vi una foto tuya así con la bandera de tu país, y mil cosas más. Lo peor es que deje que eso me detuviera, me sentí mal, por creer hacer sentir mal a otros. Y hoy revisando veo que fue al final mi decisión pero que no la tome basada en lo que yo deseaba si no en los demás, que a lo mejor ni existen, pero de los cuales me habla mi programación, mis creencias, mis paradigmas. Hoy la veo y me siento algo frustrada por no haber sido yo y hacer lo que me hiciera feliz, es decir, subirla. Sin importar qué puedan decir los demás, porque el que me quiere se alegrará de ver mi sonrisa y el que no definitivamente ni con esa foto ni con ninguna otra me deseará u opinará de mi algo bueno.


Con esta historia, quiero que ojalá puedas tu darte cuenta, como nos domina por mucho nuestra programación, como dejamos que el que dirán nos pueda alejar de lo que somos en esencia, como le damos tanta importancia a voces y personas de mala vibra. 

Nuestra vida es nuestra y así debe ser, si no le hago daño a nadie con mis actos o mis deseos por qué debo dejar de vivir. 

Pero aquí está la foto, y hoy me doy cuenta que ese día u otro las opiniones serán buenas y malas, pero aprendí y sigo aprendiendo. 

Ese día mi corazón estaba lleno de gratitud y además contagiado con lo que para el americano represente y como lo celebra. El paseo estuvo lleno de obsequios, de fiesta, de música, el juego maravilloso y ganaron los Bravos además, los aviones sobre el estadio, ver al águila calva volar de un extremo al otro, y para cerrar la noche más de 10 minutos de fuegos artificiales.


Nadie debe ser dueño de nuestros deseos, la vida es una sola, yo hoy afortunadamente tengo la oportunidad de compartir esta foto, que me encanta, contigo… pero y si no la hubiese tenido. Sabemos que hoy estamos aquí pero no sabemos sí al minuto siguiente lo estaremos, así que a vivir y hacerte feliz.